Llámanos: (+593) 9 9407 4956
ANA CRISTINA CORDEROGerente General de Cresens Dermocosmética S.A.

ANA CRISTINA CORDERO
Gerente General de Cresens Dermocosmética S.A.

BioFemme me hace sentir una mujer empoderada y feliz. Es un desafío bastante grande porque tengo que encantar día a día a las mujeres de mi país con mis productos. A ellas tiene que gustarles lo que hemos creado, de ellas se trata nuestro negocio y es lindo tener la oportunidad de demostrarles, a cada una de las ecuatorianas, que aquí sí podemos desarrollar productos confiables y de calidad para el cuidado diario de su piel.”

 

 

¿Cómo inicia su historia?

Con mis padres. Creo que desde que era pequeña cada uno de ellos se dedicó a un aspecto específico de mi formación, no sé si realmente acordaron que fuera así, no creo, pero desde mi punto de vista, mi madre eligió la parte sentimental y mi papi la parte profesional. Tuve la suerte de ser su aprendiz y siento que él me formó bien. Teníamos la oportunidad de discutir sobre mi futuro,aunque yo tenía ideas bastante marcadas de lo que quería hacer, dejaba que me guíe porque confiaba en él.Me acuerdo claramente de cuando decidimos juntos que estudiaría la especialización de sociales en el colegio o de cuando ellos dos querían que estudie administración de empresas, pero yo quería ser abogada. Mientras estudiaba derecho, como mi abuelo, tomé materias de administración de empresas porque pensé que ellos tenían razón en lo que me decían y creí que me iba a servir más adelante.

 

Soy muy joven,¡Si dijera que a esta edad he alcanzado el éxito sentiría que no me queda nada más por hacer, pero en realidad no he dado ni medio paso!”

 

El padre de mi papá fue un abogado a quien siempre le llamó la atención la medicina.Uno de sus primeros clientes fue un laboratorio farmacéutico peruano que distribuía sus productos en nuestro país y así fue como se vinculó a la industria farmacéutica.Alquiló un local cerca de su casa y comenzó a desarrollar remedios, y esto se convirtió en Laboratorios Rocnarf S.A., el cual cuenta actualmente con 145 productos dentro de 12 áreas terapéuticas.Mi padre, siendo bastante joven se convirtió en el Gerente de la compañía cuando mi abuelo murió y luego yo también quise introducirme en este mundo del negocio familiar. Mi padre siempre me guió, y bueno, también tuve la suerte de que él quisiera trabajar conmigo. Soy la primera nieta de la tercera generación y mi papá no quería que mi hermana, mis primos y yo vivamos de un mismo negocio, así que me dio la oportunidad de crear a su lado una compañía paralela, Cresens Dermocosméctica S.A. Algo nuestro, vinculado a Rocnarf, pero no propiamente Rocnarf. Este laboratorio ya importaba desde hace algún tiempo productos para el cuidado de la piel, pero se complicó por los aranceles y salvaguardas, por lo que mi padre y yo creamos BioFemme, nuestra propia línea dermocosmética para el cuidado de la piel de las mujeres, de producción ecuatoriana y con la experiencia de 40 años en la industria farmacéutica. Fue una linda idea y me encanta. Yo soy BioFemme, me representa, siento que he puesto mi vida, mis gustos, mi imagen, mi trabajo diario y me hace feliz.

 

¿Cuál es la filosofía que aplica para alcanzar el éxito? ¿Cuáles han sido sus éxitos y cuáles sus fracasos?

 

Soy muy joven, ¡Si dijera que a esta edad he alcanzado el éxito sentiría que no me queda nada más por hacer, pero en realidad no he dado ni medio paso! Lo más seguro es que si no fuera por las bases que tengo del laboratorio de mi abuelo, BioFemme no existiría. Tuve la suerte de verme rodeada de gente que tenía conocimientos en esta área y lo que hice fue aprovecharlos. Pero falta tanto. Gracias a Dios he logrado, de alguna manera, tocar el corazón de las mujeres de mi país para que sientan confianza en los productos desarrollados aquí. Lo que me ha llevado a salir adelante con el negocio es ser dócil, querer ayudar, motivar a otras personas, pero más que todo enamorarme de mis propios productos. Es la única forma de hacer que las personas a mi alrededor, la gente con la que trabajo, mis amigas y mi familia, se ilusionen con lo que estoy haciendo y que las personas a las que llegamos con mi marca se enamoren también de ella.

 

¿Por qué cree usted que algunas compañías familiares no logran alcanzar el éxito?

Por la cantidad de prejuicios que existen con respecto a este tipo de compañías, porque no hay unión familiar, porque no hay un líder o existe falta de confianza en él. No tengo la fórmula para lograr el éxito en este tipo de compañías, pero sé que hay muchos factores que influyen en su desarrollo. Creo que el hecho de que haya cariño, amor y paciencia es fundamental, sin olvidar la preparación para la
toma de decisiones certeras dentro de los diferentes campos involucrados en una empresa. Si no tuviera la certeza de que mi padre es brillante para la formulación de nuevas ideas así como en el campo administrativo, las cosas serían diferentes, pero yo confío en él y sé que lo necesito, por eso, siempre le pido que no descuide esto que hemos creado juntos. Él tiene muchísimos proyectos, es una persona a la que le encanta crear, pero siempre le insisto en que BioFemme es mi vida profesional entera y que necesito verla volar cada vez más alto. Ahora que BioFemme existe y ha logrado tener
un lindo reconocimiento, no puedo defraudar a las personas que han confiado en mí y que quieren verme crecer. No puedo defraudarme a mí misma. Eso es un poco pesado y a veces da miedo, sientes una carga, pero tengo que confiar y poner todo de mi parte para seguir adelante.

A su criterio y desde su experiencia, ¿cómo es la relación empresa – familia?

 

Me parece que es algo maravilloso. Me encanta ver a mi hermana trabajando en el mismo lugar que yo, a mi mamá trabajando en el piso de arriba, verlo a mi papá en su oficina, ver a mi tío en las reuniones, a mi tía en la planta o cuando vienen mis primos a hacer sus prácticas, o de visita. Me gusta enseñarles a mis primitas mis productos y las muestras médicas, y explicarles que esto es algo a lo que se pueden dedicar cuando sean grandes.Es lindo haber creado algo tan femenino, que va conmigo, me hace feliz. Aun así no es fácil, pero hay muchísimas cosas con respecto a las empresas familiares que las aprendí antes de empezar, gracias a la preparación académica. Hay que separar la vida familiar de los temas de negocios. Es importante saber cuándo podemos hablar de negocios en la casa y cuándo no, sin molestar ni aburrir a otras personas. Reconozco que hay que tener inteligencia emocional suficiente para que cualquier conversación que he tenido en la oficina con algún familiar no afecte la relación que tenemos en casa. Ahora que me voy a casar siento esto aún más importante. Siento que no voy a poder irme tranquila de la oficina sin antes arreglar cualquier discusión. Durante los viajes familiares ha habido momentos en los que me acordaba de temas de la empresa o me encontraba con algún mail sobre un tema importante y opinaba en voz alta, eso es algo en lo que tengo que mejorar. Reconozco que no era el momento más apropiado porque desequilibra lo bonito que estamos pasando las vacaciones.

¿Quién es su referente o personaje que admira y que sirve como fuente de inspiración?

 

Mi padre. No hay un día que pase en el que yo no piense ni entienda cómo logra hacer tantas cosas o cómo puede pensar en tantos temas diferentes y aceptar problemas de forma paciente. Ahora bien, junto a BioFemme me he dado cuenta de la importancia de mis clientes y dela forma en la que ellas me inspiran para desarrollar cada producto. No las conozco pero les tengo un inmenso cariño y admiración. Nosotros quisimos desarrollar productos destinados al cuidado de la piel, en los que puedan sentir confianza y que sea posible conseguirlos de forma permanente en nuestro país. Quería darles un regalo, que el Ecuador desarrolle productos de calidad internacional, con una presentación espectacular, con fórmulas innovadoras, auténticas y eficaces y con ingredientes Bio-Activos (así fue como le denominamos a la combinación de extractos naturales y componentes activos de última tecnología que encontramos en nuestra línea).

¿Qué consejo daría usted al que inicia este duro pero gratificante camino, el de edificar una empresa familiar?

 

Quisiera poder preguntarle a mi abuelo si él tuvo la ilusión o pensó desde el principio que Rocnarf iba a ser una empresa familiar. Me imagino que no inicias un negocio pensándolo, es más, ahorita es la primera vez que me imagino que probablemente mis hijos van a continuar este legado. Es por eso que quiero dejarlo bastante desarrollado en la medida de lo posible antes de formar mi familia.Teniendo una familia dedicada a la salud, decidí dedicarme al cuidado de la piel porque esa línea es coherente con mis gustos e intereses y me motiva más que otra clase de productos. Asimismo, me gustaría que mis hijos puedan seguir mi ejemplo de desarrollarse en lo que aman y lo queles motiva, aprovechando las oportunidades que hemos ido construyendo en la empresa, pero sin olvidar que es básico obtener conocimientos para enfrentar los retos y obstáculos cotidianos. Trabajar en una empresa familiar es, en mi caso, una linda oportunidad de juntarme más a mi familia y seguir construyendo junto a
ellos este negocio que tiene una base constituida por mi abuelo.

 

Pin It on Pinterest

Share This