Llámanos: (+593) 9 9407 4956
¿Dormir maquillada? ¡No lo hagas nunca!

¿Dormir maquillada? ¡No lo hagas nunca!

Seguro has escuchado muchas veces que dormir maquillada es sumamente dañino para tu piel, pero ¿Sabes realmente por qué no debes hacerlo? ¡Aquí te lo explicamos!

 

Dormir es el tiempo en el cual la piel se restaura, entonces si tus glándulas sebáceas y tus poros se encuentran tapados con los residuos de tu maquillaje, el resultado puede ser terrible para tu piel. Estos restos no permiten que se produzca la renovación de las células de tu rostro, y si, además, a esto le sumas todos los agentes contaminantes que haya recogido tu piel en el día, la higiene se vuelve fundamental.

 

Es por ello que es sumamente importante tener una rutina de cuidado y limpieza de tu rostro antes de dormir, también para evitar los poros tapados, los puntos negros, el acné inflamatorio, la piel irritada y roja, aunado a las posibles infecciones en la piel y la acumulación de estos residuos en tu almohada.

 

Además de desmaquillarte el rostro, es muy importante  desmaquillar tus ojos también con productos especialmente diseñados, pues, si utilizas maquillaje a prueba de agua o de alta adherencia, no podrás desmaquillarlos con el mismo dermolimpiador que utilizas para tu rostro.

 

El maquillaje en tus ojos además de causar los mismos síntomas como la inflamación, irritación, enrojecimiento y posibles infecciones, también puede ocasionar que se tapen tus lagrimales y que tu cornea se lastime debido a la irritación de la superficie de los ojos, lo que no solo es sumamente doloroso sino también altamente perjudicial para tu salud.

 

Sumado a esto, el rimel, el delineador y la sombra de ojos no es retirada correctamente puede causar resequedad y fragilidad en tus pestañas, ocasionando que se caigan, así como también que el producto y las pestañas caídas entren a tus ojos.

 

Es por eso que, ese día que llegaste demasiado cansada, y no te puedes mover, no olvides al menos utilizar una bolita de algodón y un producto para desmaquillarte, y no convertirlo en una costumbre, recuerda además al día siguiente tener una rutina de limpieza súper especializada, para remover las células muertas y todos los residuos sin olvidar tonificar tu piel, hidratarla y protegerla del sol.

Pin It on Pinterest

Share This